En Asturcolchón sabemos que el dolor de espalda afecta a un amplio porcentaje de la población actual. 

Es una de las patologías más extendidas y no se puede especificar una causa concreta, porque depende del modo de vida de cada persona. 

Puede aparecer por llevar una vida sedentaria, por realizar ejercicios mal ejecutados o por un sobreesfuerzo. 

Independientemente de lo que nos haya provocado el dolor de espalda, lo cierto es que un colchón bien elegido puede ayudar a aliviar esta dolencia tanto como un mal colchón puede contribuir a que el dolor empeore. 

el mejor colchon para la zona lumbar

¿Qué debo tener en cuenta para elegir mi colchón?

Para que un colchón no provoque dolor de espalda, ni agudice un dolor ya existente, debe mantener la espalda apoyada y recta. 

No es tan importante, para aliviar el dolor lumbar, el material del que está hecho el colchón como la dureza y calidad del mismo. Cuando inviertes en un colchón, inviertes en descanso y en salud, por eso recomendamos elegir el colchón que mejor se adapte a tu cuerpo, teniendo en cuenta tamaño, peso y firmeza, aunque suponga un desembolso importante. La opción equivocada podría agravar un problema. 

Elige un colchón firme pero adaptable

El colchón ideal para ti, debe permitir que el peso de tu cuerpo se distribuya adecuadamente. 

elegir un colchon para la espalda

Si eliges un colchón demasiado duro, tu espalda se curvará por la parte superior del tronco. Por contra, si el colchón es demasiado blando, tu cuerpo podría hundirse y mantener curvada la zona media-baja de la espalda. 

Para un adecuado descanso que permita a la espalda descargar la tensión acumulada a lo largo del día, lo ideal es un colchón de dureza media. Para elegirlo deberás tener en cuenta tu talla y peso. Si duermes acompañado, busca que te aísle de los movimientos de tu pareja y que tengáis el espacio suficiente para dormir a pierna suelta.

Colchoncillos o Toppers para poner sobre tu colchón

Los colchoncillos, toppers o sobrecolchones, tienen unos 3-10 cm de espesor y aportan un mayor confort a cualquier colchón.

Se sitúan sobre tu colchón para ajustarlo a tus necesidades, haciéndolo más adaptable o dándole un plus de dureza y pueden ser una opción si piensas que aún no es el momento de cambiar tu colchón, pero crees que puede estar contribuyendo a tus dolores de espalda. 

Además es una manera de mantener el colchón protegido y darle una mayor vida útil.

¿Cuándo debo cambiar mi colchón? 

Si al levantarte te duele la espalda, sientes que no has descansado o si tiene más de 8 años de uso, es el momento de plantearse un cambio de colchón.

Un colchón viejo perjudica gravemente el dolor de espalda. 

Si se notan los muelles y hacen ruido al moverte, si te hundes hacia el centro de la cama, o si conserva el hueco de tu cuerpo de un día para otro, puede ser muy lesivo en caso de tener algún tipo de problema lumbar. 

Si tienes dolor de espalda recurrente, acude a consulta con tu médico. Y si crees que el colchón puede ser un factor determinante, estaremos encantados de asesorarte sobre cuál puede ser el mejor para ti.

Abrir chat